Actividades por el Día de la Ancianidad en Valle María

Cada 28 de agosto se celebra el Día Nacional de la Ancianidad y, para conmemorarlo, el área de Desarrollo Social de la Municipalidad de Valle María organizó una jornada en la que se disfrutó de un grato momento con las y los adultos mayores de nuestra localidad.

El evento tuvo lugar el día viernes por la tarde, y la propuesta incluyó la realización de un mural en una de las paredes exteriores del Polideportivo Municipal, sobre calle 1º de Mayo. La obra estuvo a cargo de la profesora del Taller Municipal de Artes Visuales, Natalia Unrein y contó con la colaboración del Grupo Juvenil Manos Solidarias y la participación de las y los abuelos del Centro de Jubilados.

El Taller Municipal de Radio Abierta estuvo animando y conduciendo la reunión. También se disfrutó de la música, por parte de la artista local Rocío Schefer y de la mano de los acordes de acordeón de Don Pedro Krapp.

El presidente municipal, Mario Sokolovsky, y el secretario de gobierno, Lisandro Kranewitter, se acercaron para felicitar a las y los ancianos en su día, para agasajarlos con una torta y, además, colaboraron con la pintura del mural.

La Municipalidad de Vall María sostiene políticas de cuidado para las personas mayores, acompañando y brindando ayuda, contención y oportunidades para quienes transitan esta etapa de la vida. En esta fecha se reitera la afirmación de que los y las ancianas tienen derecho a una vida digna, al respeto, a la independencia, a la autorrealización, a la igualdad, a la integración social, y a la seguridad física, económica y social.

Por qué se conmemora el Día Nacional de la Ancianidad:

El Día Nacional de la Ancianidad tiene como objetivo reivindicar los derechos de las y los ancianos.

La fecha fue elegida debido a que, un 28 de agosto de 1948, Eva Perón proclamó los derechos de los ancianos a la asistencia, el cuidado y el esparcimiento; garantías que luego formarían parte de la Constitución de 1949.

Esta visión significó una serie de avances sociales, entre los que destacaba el derecho a la asistencia, que tiene como finalidad la protección integral del anciano por cuenta de su familia y, en caso de desamparo, por el Estado.

“En caso de desamparo, corresponde al Estado proveer a dicha protección, ya sea en forma directa o por intermedio de los institutos o fundaciones creados, o que se crearen, con ese fin, sin perjuicio de subrogación del Estado o de dichos institutos para demandar a los familiares remisos y solventar los aportes correspondientes”, planteaba el decálogo.