Gastón Sturtz, entre los timbales y el arco

Fútbol, cumbia y dos pasiones que se unieron en la vida de Gastón Sturtz para acompañarlo en su andar diario. Su amor por el arco lo llevó a recorrer distintas entidades deportivas donde logró títulos y ascensos importantes que quedarán guardado en su memoria y en lo musical, luego de transitar por dos bandas regionales como Grupo Los GV y Grupo Nikel, desembarcó en las manos de Osvaldo El Abuelo Raggio y su Grupo Alegría, donde lleva más de 10 años poniéndole el ritmo a la banda, que ha marcado un hito en la cumbia santafesina.

Gastón Chulito Sturtz, divide su tiempo para cumplir con las dos pasiones, pero hay fin de semana que el arquero y timbaletero debe poner en la balanza para decidir, pero enseguida se sube al cole, que hoy quedó en manos de Norberto Chiky Raggio, tras la pérdida física de un grande de la movida tropical para recorrer distintos puntos del país llevando los temas que marcaron una historia en la cumbia.

El arquero nacido en Aldea Spatzenkutter se animó a pasar por Luz, Cámara y a Jugar, para charlar de sus virtudes arriba del escenario y defendiendo los tres palos.

En su carrera deportiva, el guardameta entrerriano ganó dos títulos en Primera División; con Sportivo Urquiza en la Liga Paranaense de Fútbol y San Martín de Diamante, en la Liga Diamantina. En tanto logró el ascenso con Ciclón del Sur en la Liga Paranaense y San Cristóbal en la Liga Santafesina.

Su camino en la música lo inició en Grupo Los GV, luego pasó a Grupo Nikel donde llegó la oportunidad de dar el salto.

“Estando en Nikel, Carlos Tito Martínez me dio la oportunidad de una prueba en Grupo Alegría, donde me presentó a Osvaldo Raggio, fue algo impensado para mí y era como estar adelante de un prócer. Lo que generó en mí fue tremendo y luego disfruté muchas cosas arriba del escenario”.

Ya de titular en Grupo Alegría, la escuela de la cumbia santafesina contó: “Estar en la banda genera mucha responsabilidad. Yo sabía dónde iba, pero día a día me fui dando cuenta lo grande que era la banda en cada lugar que nos tocaba subir al escenario”.

Sturtz, se tomó unos segundos para recordar al legendario Osvaldo Raggio: “Todos los días lo recordamos y es un ícono de la cumbia santafesina, se ganó el respeto de mucha gente que hoy lo sigue hablando. Luego de su partida física, tuvimos como todo grupo buenas y malas. Fue un volver a empezar, donde su hijo Chiky Raggio se tuvo hacer cargo de todo”.

Y siguió: “Los procesos nunca afectaron en mí, fui adaptándome a cada momento y siempre digo que los músicos y cantantes van a pasar, pero Grupo Alegría siempre va a estar vigente”.

Chulito tiene otra pasión, que es el fútbol, en su última temporada defendió el arco de Atlético Paraná, subcampeón de la LPF 2021. “Estoy agradecido a la vida y todo lo que me brindó el fútbol. Me dio la oportunidad de gritar campeón en cuatro oportunidades y ganarme amigos, porque conocidos son mucho”, expresó.

Por otro lado, se sinceró: “La cumbia y el fútbol siempre van de la mano. Muchas veces tuve que poner en la balanza mis decisiones, pero por trabajo e ingreso uno decía salir de gira. Pero en otra oportunidad me organizaba los horarios, me llevaba la ropa y estaba sin dormir para disfrutar de las dos cosas”.

El entrerriano que sigue brillando dentro del deporte contó: “Muchas alegrías me dio este deporte, siempre destaco que me regaló cuatro títulos en clubes que dejaron una huella en mi corazón. Y sumado a eso, amigos, porque es difícil tener amistades dentro de un vestuario, más con los compañeros que compartimos puestos. Estoy agradecido a la vida por todo lo que me regaló y uno busca seguir devolviendo eso y defendiendo un puesto tan criticado”.

El timbaletero dejó un mensaje en el cierre: “Nunca hay que dejar de soñar. Cuando era joven solía ir a Punta Barranca y muchas veces vi al Grupo Alegría y por dentro decía ‘qué lindo sería verse ahí arriba tocando con ellos’. Hoy la vida me brinda esa oportunidad y hace 10 años formo parte de la banda, que me llevó a disfrutar de momentos únicos”.

Fuente: UNO