Productores de Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos pidieron a sus gobiernos provinciales que intercedan ante la Nación para evitar limitaciones en la exportación de carne vacuna

Los representantes del sector primario pretenden que el reclamo llegue a los despachos de los ministros Luis Basterra y Matías Kulfas. Buscan evitar que el gobierno recurra a cuotas u otros mecanismos “que impactarían negativamente sobre la producción” y que no servirían para frenar la inflación.

Los dirigentes agropecuarios de Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos expresaron su “preocupación” en una mega reunión de la que participaron los respectivos ministros de Agricultura de los mencionados distritos y precisaron el efecto negativo que tendría un recorte en las exportaciones de carne vacuna sobre la inversión, la actividad económica regional y también en el empleo en las provincias.

El diagnóstico también es compartido por los gobiernos de las tres provincias de la zona central del país. El interés de las asociaciones de productores para que sus puntos de vista lleguen a la Casa Rosada fue un reclamo que recibieron por videoconferencia el ministro de Agricultura y Ganadería de Córdoba, Sergio Busso; el ministro de Producción de Santa Fe, Daniel Costamagna, y su par de Entre Ríos, Juan José Bahillo.

La posición de los representantes de los productores de las tres provincias es rechazar todo recorte o limitación en materia de exportaciones. Y el acuerdo con las autoridades provinciales es que trasladen esas objeciones al gobierno nacional, y en especial a los ministros Matías Kulfas, de Desarrollo Productivo, y Luis Basterra, de Agricultura y Ganadería.

Entre los argumentos presentados, y que convalidarían los funcionarios provinciales, es que toda medida de cuotificar o limitar las exportaciones cárnicas “impactaría de manera negativa sobre la producción”, y que “este tipo de controles de precios estaría lejos de cumplir su objetivo para frenar la inflación”.

Alejandro Ferrero, director por Córdoba de la Sociedad Rural Argentina (SRA), expresó que “la primera conclusión es que los gobiernos provinciales comparten nuestra preocupación, ya que se entiende que no solo está en vilo la exportación, sino que está en riesgo la actividad ganadera en estos distritos. El gobierno nacional se equivocó en cerrar las exportaciones de carne vacuna para controlar el precio: los flagelos por los que la carne está cara son la inflación y el gasto público”.

“Hoy el ganadero ya no puede vender sus vacas mientras que el precio en el mostrador no mejoró. Ya se ha provocado daño a los criadores. Ahora solo resta revertir la prohibición a exportar y no en forma parcial, como se plantea desde el Poder Ejecutivo Nacional”, agregó Ferrero tras el encuentro virtual.

El dirigente de la Sociedad Rural Argentina consideró que el Plan Ganadero que propondría la gestión de Alberto Fernández “es para la tribuna, ya que el mejor plan es abrir la exportación y aumentando la rentabilidad como mecanismo para crecer como sector. Además, el consumo interno de carne vacuna es distinto a los cortes que se exportan”, dijo.

Fuente: Infobae